LA EXCURSIÓN POR LA SELVA DE IRATI Y LA FOZ DE LUMBIER TAMBIÉN TIENE SU HISTORIA.

En nuestras excursiones por Navarra , la excursión por la Selva de Irati, la Foz de Lumbier y Ochagavía y la excursión por el Nacedero del Urederra, son escogidas por los turistas que buscan sobre todo la belleza de la naturaleza de Navarra.

Sin embargo al visitar la Foz de Lumbier, también podemos viajar en el tiempo y en la historia para recordar los tiempos en que los leñadores bajaban los troncos por el río Irati en balsas llamadas almadías, desde los bosques de la Selva de Irati hasta Zaragoza o más allá, para una vez vendida la madera volver caminando hasta Irati.

En la Foz de Lumbier, además de avistar buitres, también podemos contemplar los restos de su historia al caminar por donde en 1911 circulaba el primer tren eléctrico de la península, que se proyectó para trasladar la madera bajada de la Selva de Irati desde Sangüesa hasta Pamplona. Atravesar sus túneles excavados a pico, es toda una experiencia.

Desde el siglo XVI, el río Irati tenía un puente para pasarlo, ahora solo quedan los restos tras ser destruido en la guerra de la independencia en 1812.

La Selva de Irati también tiene su historia y sus historias, y es que a pesar de ser uno de los bosques mas extensos, de mayor riqueza medioambiental y mejor conservados de Europa, también sufrió una intensa explotación forestal. La madera de Irati se utilizó en la construcción del Palacio de Olite, la catedral de Tudela o los mástiles de la Armada Invencible.

IMG_0761[1]

El grupo de una de nuestras excursiones por la Selva de Irati

Los franceses de la Convención, las tropas de Napoleón, los liberales del general Torrijos o los realistas de Fernando VII, pasaron por aquí  para adueñarse de su preciada madera. Debido a la cercanía con Francia también fue lugar de paso de contrabandistas, partisanos de la Segunda Guerra Mundial o maquis.

Y es que en estos tiempos, es hacen excursiones, se viaja y se visitan estos lugares de Navarra de una gran belleza natural. Nosotros vamos y lo disfrutamos para luego volver a la comodidad de nuestro hogares. Pero no hace tantos años que los leñadores, pastores, soldados etc pasaban largas temporadas en estos parajes, bellos para visitar pero duros para vivir.

Anuncios

LA NAVARRA DEL OTRO LADO DE LOS PIRINEOS. SAN JUAN DE PIE DE PORT

En nuestras excursiones guiadas por Navarra pasamos por Roncesvalles para viajar a través de los Pirineos y llegar a Francia, y sin embargo, no hemos salido de Navarra, hemos llegado a San Juan de Pie de port o Donibane Garazi, la capital de la Baja Navarra.

Desde su fundación a finales del siglo XII, por iniciativa del rey de Navarra, Saint Jean Pied de Port se convirtió en la ciudad clave del reino de Navarra en sus tierras de la parte norte de los Pirineos.

IMG_0686[1]

SAN JUAN DE PIE DE PORT

Rodeada de una muralla medieval, conserva sus puertas de entrada a la villa con nombres como Puerta de Navarra, Puerta de Francia, Puerta de España o Puerta de Santiago, por la que entran los peregrinos venidos de todas las partes de Europa para afrontar la etapa más dura y peligrosa hasta Roncesvalles en su Camino a Santiago.

Sin duda, que no lo debió pasar bien el peregrino Aimerico Picaud, cuando pasó a mediados del siglo XII y relataba así su paso por estas tierras. ” Viene luego, cerca de Port de Cize, el territorio de los Vascos. Es ésta una región de lengua bárbara, poblado de bosques, montañosa, falta de pan y vino y de todo género de alimentos excepto el alivio que representa las manzanas, la sidra y la leche. Las gentes de esta tierra son feroces como es feroz, montaraz y bárbara la misma tierra en que habitan. Sus rostros feroces, así como la propia ferocidad de su bárbaro idioma, ponen terror en el alma de quien los contempla.” Los piropos en su relato continuarían a su paso por Navarra, para los que quieran ver lo que escribió de su viaje una vez pasado Roncesvalles pueden verlo en otro post que escribí con el título “TURISMO POR NAVARRA EN LA EDAD MEDIA, EL VIAJE DE AYMERIC PICAUD”    https://navarraexcursiones.com/2017/07/29/viajes-organizados-navarra-excursiones-guiadas-baztan-irati-olite-bardenas/

Por su parte, la puerta de Notre Dame nos permite el paso a la bonita iglesia gótica de Notre Dame Du Bout Du Pont, que la tradición atribuye su construcción al rey de Navarra Sancho el Fuerte en conmemoración de la victoria sobre los moros en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

Navarra entera fue ocupada por el ejército castellano de Fernando el Católico en 1512 pero en 1527, tropas de Enrique II de Navarra recuperarán las tierras de Ultrapuertos, quedando Navarra dividida en dos. En 1589 el rey de la Navarra del norte de los Pirineos Enrique III subirá al trono de Francia, las cadenas de Navarra se unen a las tradicionales flores de lis de Francia, aunque desaparecieron a partir de Luis XV. Sin embargo, la intitulación regia de los monarcas franceses mantuvo intacta la mención a la soberanía Navarra hasta la revolución.

SEÑORÍO DE BERTIZ, ECOLOGISMO DE ÉPOCA.

Haciendo una excursión al norte de Navarra, tocando al Valle del Baztán y donde el río Baztán cambia su nombre por el de Bidasoa, existe un bosque de 2040 hectáreas consideradas como una de las mejores muestras de bosque mixto atlántico de Navarra, con unas bellas edificaciones señoriales y unos románticos jardines, al que más de 70.000 personas van a visitar cada año, el Parque Natural Señorío de Bertiz.

IMG_0653[1]

Jardines del Señorío de Bertiz

La historia de este rincón de Navarra se pierde en el tiempo, pero se sabe que fue transmitido como herencia desde la Edad Media hasta 1884, momento en que es vendido por primera vez.

En 1900 Bertiz pasó a manos de Pedro Ciga Mayo, un ecologista adelantado a su tiempo. En unos momentos en los que sufría una explotación forestal desmedida a causa de la creciente demanda de carbón vegetal para las ferrerías y las guerras, Pedro Ciga para sorpresa de sus coetáneos decide prohibir los aprovechamientos forestales abusivos, la pesca y la caza en sus dominios, combatió las corridas de toros, consigue que en el pueblo perteneciente al Valle del Baztán de Irurita desaparezca el juego de gansos, y lo mismo en la localidad también del Baztán de Arizkun con la fiesta del gallo, además de influir en las leyes de caza, transporte y sacrificio de animales.

Pedro Ciga inicia una forma diferente de entender a aquel inmenso bosque, hasta entonces solo considerado por sus posibles usos y beneficios. Durante el medio siglo que permaneció en sus manos, el bosque recuperó su esplendor y de paso agrandó el hermoso jardín histórico artístico, llenándolo de diferentes especies arbóreas de todo el mundo, fruto de sus viajes alrededor del planeta.

Su tarea proteccionista de Bertiz culminó con su testamento, en el que legó el Señorío a Navarra con la exigencia de conservarlo sin variar sus características, convirtiéndose en el primer Parque Natural de Navarra en 1984.

Textos recopilados de la revista “Conocer Navarra“.

¿POR QUE SE CELEBRAN LOS SAN FERMINES?

Viajar a Navarra y a Pamplona va a ser una constante a partir del 6 de Julio, miles de personas van a visitar Pamplona para hacer excursiones de bar en bar o en el caso de los guiris, recorrer sus calles con la botella de sangría Don Simón en la mano. La población de Pamplona se quintuplica para celebrar San Fermín, pero, ¿cuantos conocen el por que de esta celebración y quien era este santo?

1467876270_433492_1467877743_noticia_normal

El encierro

 

Según cuenta la tradición, en Pompaelo (actual Pamplona) en el siglo III, en los tiempos en los que viajaron a Pamplona San Saturnino y su discípulo San Honesto para predicar el cristianismo y bautizar los primeros cristianos de la ciudad, la esposa del senador pagano Firmo, dio a luz a un niño al que más tarde bautizaría el mismísimo San Saturnino, primer obispo de la ciudad de Tolosa (Toulouse) con el nombre de Fermín.

Tras su bautizo, sus padres pusieron al joven Fermín bajo la tutela de un predicador de Nimes, presbítero y compañero de San Saturnino y del que el joven Fermín aprendió además de la religión cristiana, el arte de la evangelización, el nombrado San Honesto. Cuando el joven Fermín cumplió 18 años fue ordenado en Toulouse y tras atravesar la Galia, llegaría hasta Amiens, donde tras organizar la iglesia local, es nombrado obispo con 24 años.

Sin embargo, La oposición oficial solicitaría varias veces a Fermín que cesara de predicar la doctrina cristiana y especialmente a quienes se dirigían al templo de Júpiter. Fermín hizo caso omiso, y siguió con su prédica. Pero su actitud perseverante le llevó a ser encarcelado y tras negarse una vez más a seguir predicando, finalmente fue decapitado.

A partir del siglo X, los aquitanos que se habían instalado en la ciudad de Pamplona sentían gran devoción por el que había sido obispo de Tolosa (san Saturnino) y, especialmente, por san Fermín. Esta devoción aumentó, a partir del s. XII, concretamente el año 1186, cuando Pedro de París, obispo de Pamplona, embajador y consejero del rey Sancho VI recibió de Amiens la cabeza de santo como reliquia.

Sin embargo, el culto a san Fermín, se intensificaría a partir siglo XVII, debido a una contraposición del clero secular a la devoción hacia san Francisco Javier, patrocinada por los jesuitas. Aquel conflicto, entre “ferministas” y “javieristas” finalmente tuvo que acabar con la intervención del papa Alejandro VII, que proclamó, en 1657, a san Fermín y a san Francisco Javier copatronos principales de Navarra.

Pero además, ‪San Fermín es el patrono de la diócesis de ‎Pamplona‬ y ha sido celebrado en la liturgia en diversas fechas: el día 13 de enero, en recuerdo por el hallazgo de sus reliquias, el días 25 de septiembre, en conmemoración de su martirio, y el día 10 octubre por festejarse su entrada en Amiens. Esta última era la que se celebraba en 1591, cuando el obispo de la ciudad trasladó, a petición del pueblo, la ‪fiesta‬ al día 7 de julio por ser el tiempo más cálido y para que coincidiera también con la feria de ganado, que cada año tenía lugar del 29 de junio al 18 de julio.

Con los años se le fue añadiendo el buen vino y la comida navarra, la música, los bailes y desde el siglo XVI la insolencia de unos mozos que saltándose la prohibición de las autoridades. deciden salir a las calles para ponerse delante de las astas de los toros que llegaban a la ciudad. Cuando a un corresponsal de un periódico canadiense le llegan las noticias de un lugar donde la gente corre delante de los toros, decide viajar en 1923 a Pamplona para comprobarlo. Aquel viaje de Ernest Hemingway cambiaría su vida y la de los San Fermines para siempre.

 

ROMEROS DE NAVARRA CAMINO A UJUÉ

En nuestras excursiones por Navarra, Ujué es siempre una inesperada y agradable sorpresa.A la sombra turística del Castillo de Olite, Ujué está empezando a ser descubierta por aquellos que la visitan desde fuera de Navarra. Pero estos domingos cercanos a San Marcos, Ujué pertenece a la gente de Navarra quienes hacen su visita anual a su Virgen.

Romeros procedentes de la Zona Media de Navarra (Olite, Tafalla, Artajona, Murillo, San Martín, Peralta, Santacara etc) o incluso de Pamplona hacen su camino hasta el Santuario de Ujué.

IMG_0396[1]

UJUÉ

Los reyes de Navarra tampoco faltaban a la cita a la que acudían constantemente, y es que su devoción hacia la virgen de Ujué era tal, que el mismo Carlos II de Navarra mandó que a su muerte, su corazón permaneciera en la iglesia, donde a día de hoy continúa en una vitrina. De hecho, a la romería no podía faltar ninguna familia ya que los reyes de Navarra dictaron que por lo menos un miembro de cada familia tendría que peregrinar a Ujué, a parte de dejar luego algún tipo de donativo en la Iglesia.

Mucha es la gente de Navarra que está visitando Ujué estos días de romerías, pero Ujué merece una visita en cualquier época del año. Su bella estampa en lo alto de la Sierra de Ujué a 840 metros de altura, dominando el piedemonte de Olite y Tafalla y con vistas a los Pirineos y al Moncayo, sus empinadas calles empedradas y casas medievales de piedra y su imponente iglesia-fortaleza donde en su interior aguarda la imagen románica de la Virgen la llegada de los romeros con sus cánticos, le ha hecho merecer estar incluido en la lista de los pueblos más bonitos de España.

Sin duda, para todo aquel que desee viajar a Navarra, necesita visitar Ujué y conocer su rica historia.

LA EXCURSIÓN DE SAN EULOGIO DE CÓRDOBA A NAVARRA. EL MONASTERIO DE LEYRE.

Las excursiones por Navarra no eran tan abundantes en el siglo IX como lo son en la actualidad, pero ya en el año 848 el reino de Pamplona y en concreto el monasterio de Leyre, recibió la visita del sacerdote Eulogio, futuro mártir y santo, quien viajó desde Córdoba, el centro espiritual y político de los musulmanes ibéricos hasta las tierras cristianas de Navarra y Aragón. El obispo de Pamplona recibió una carta que acredita su visita a tierras de Navarra, “antes de ir a dicho lugar me detuve muchos días en el monasterio de Leyre, donde conocí varones muy señalados en el temor de Dios”.

ermua Irati Arangoiti 079

MONASTERIO DE LEYRE

Eran los tiempos en que casi la totalidad de la península estaba bajo dominio o influencia musulmana, pero a su vez unos años en que los cristianos de Navarra tenían buenas relaciones con ellos. Esta situación de paz, fue la que le dio la oportunidad a Eulogio de viajar por los principales monasterios de Navarra y Aragón. De los cinco que cita, el de Leyre es el único que sigue en su función monástica.

En otro texto de San Eulogio se puede leer “Estando yo en Pamplona y viviendo en el monasterio de Leyre, la curiosidad de saber hizome registrar todos los libros allí conservados”. Esto nos da a entender que el monasterio de Leyre disponía de una importante biblioteca lo cual hace suponer que los monjes llevaban ya muchos años instalados en Leyre tratando de afincar el cristianismo en las tierras altas de la montaña Navarra.

 

EL CURRO JIMENEZ DE NAVARRA, EL GUERRILLERO ESPOZ Y MINA.

Una excursión por Navarra de cuatro mil franceses llamó la atención del joven campesino Francisco Espoz e Ilundáin. Tras viajar desde su pueblo Idocin (Navarra)  hasta Pamplona a visitar a dos de sus hermanos y a su sobrino Javier, se encontró con la visión de una columna de cuatro mil soldados franceses que entraron en Navarra y en Pamplona el día 9 de febrero de 1808 bajo el mando del general D armagnac, el cual dijo traer pasaporte y órdenes del generalísimo de España para entrar en Pamplona.

Cuando pocos días después, los franceses se apoderaron a traición de la ciudadela de Pamplona, Francisco Espoz se incorporó al ejército regular en Jaca. Tras rendirse Jaca, escapó con otros compañeros para incorporarse a la partida que con el nombre de “Corso terrestre de Navarra“, dirigía su sobrino Javier Mina el Mozo. Actuaban por toda Navarra, Baztán, Elizondo, Amaiur, Olite, Ochagavía, Ujué, Tafalla, Artajona, Estella, Puente la Reina, Sangüesa, etc. Las guerrillas de Navarra en aquellos primeros tiempos no tenían sujeción directa a ninguna autoridad superior. Acudían allí donde se anunciaban enemigos a combatir con alguna ventaja.

Tras ser apresado su sobrino Javier, en Navarra operaban tres grupos guerrilleros de consideración, algunos de los cuales actuaban más como bandoleros y ladrones que como luchadores contra los franceses. Mientras en abril de 1810 Javier Mina tuvo que viajar preso de Pamplona a Francia para ser encerrado, un pequeño grupo de sus hombres formado por Manuel Gurría de Olite, Luis Gastón, el chiquito de Tafalla, Tomasito, Sarasa y al que eligieron su líder Francisco Espoz y Mina ( Mina para conservar el buen prestigio que se ganó Javier) formaron un grupo guerrillero que con el tiempo absorberá los otros grupos navarros formando un auténtico ejército que en momentos llegó a reunir a ocho mil hombres y que se calcula que mató o capturó a más de 16.000 soldados franceses

Curiosamente, Francisco Espoz y Mina, que concluyó la guerra contra los franceses con el grado de Mariscal de campo que le concedió la Regencia, considerado por sus contemporáneos como “el héroe de la nación española” y considerado por los franceses como “el rey de Navarra”, acabó expatriado en Francia al intentar proclamar en 1814, la constitución de 1812 en Pamplona.

Con el triunfo del alzamiento liberal en 1820, regresó a Navarra y proclamó la Constitución en Santesteban, siendo nombrado Capitán General de Navarra y Cataluña.

Fue de los últimos que aguantó al ejército de “los cien mil hijos de San Luis” cuando entró en España  para restaurar el régimen absolutista de Fernando VII, tuvo que capitular y huir a Inglaterra donde fue acogido como un héroe romántico.

Volvió para combatir a los carlistas hasta que murió en Barcelona en 1836.

Su cuerpo está enterrado en un mausoleo en el claustro de la catedral de Pamplona. A pesar de toda esta vida llena de aventuras, en Navarra por lo que más se le recuerda con un poco de rencor, es por haber quemado el castillo-palacio de Olite para evitar que los franceses se hicieran fuertes en él.

Castillo de Olite excursiones navarra baztan bardenas olite irati camino santiago

El palacio de Olite restaurado tras la quema de Espoz y Mina.

LA RAZA MALDITA DEL VALLE DEL BAZTAN, LOS AGOTES.

El precioso Valle del Baztán y Elizondo se han dado a conocer fuera de Navarra gracias a los libros de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo. En 2017 pudimos ver en el cine imágenes rodadas en Elizondo y en otros lugares del Valle del Baztán y de Navarra de la película “El guardián Invisible”.

Pero el valle del Baztán, Elizondo y Arizkun ya fueron mostrados en la gran pantalla en el año 2011 con la película “BAZTAN”, con la participación entre otros, de los actores Unax Ugalde y Carmelo Gomez.

IMG_0128[1]

Valle del Baztán

La película “BAZTAN” nos introduce en la vida de un grupo étnico conocido como “los agotes” que habitaban no solo en el Valle del Baztán sino también en otras partes del norte de Navarra, norte de Aragón y sur de Francia donde eran conocidos como “cagots”, digamos las inmediaciones de los Pirineos.

Los agotes tienen detrás una leyenda negra que les llevó a estar considerada una raza maldita y que permaneció excluida de la comunidad de los demás hombres durante al menos ocho siglos, desde el siglo XII hasta el siglo XX, viviendo en guetos apartados de los principales núcleos de población.

Es en el Valle del Baztán, en un barrio a las afueras de Arizkun llamado Bozate, donde existía la comunidad más grande de agotes traída por el Señor de Ursúa para trabajar en sus tierras.

Sus orígenes son un misterio barajándose diferentes teorías, godos que se quedaron aislados en los pirineos, descendientes de leprosos, delincuentes fugitivos, o comunidades cátaras huidas de Francia y que se escondieron en los Pirineos para escapar del rey de Francia y del Papa por su disidencia religiosa, lo que motivó un odio profundo hacia estas comunidades.

El otro misterio es el de los motivos por los que siguieron siendo discriminados generación tras generación hasta el siglo XX a pesar de las diferentes peticiones a lo largo de la historia para que esta discriminación cesara. Entre otras cosas tenían una pila bautismal diferente para no “contaminar” el agua de la principal, en las iglesias había una pequeña puerta por la que tenían que entrar y dentro de ellas estaban separados a veces por una verja. Tenían que enterrar sus muertos fuera del cementerio y solo podían casarse entre ellos.

A principios del siglo XVI, los agotes de las diócesis de Pamplona y Bayona instaron al Papa León X la equiparación de derechos porque, reconociendo su pasado hacían profesión de su fe católica. Consta hacia entonces su presencia en Elizondo, Arizkun, Irurita, Amaiur y Elbete. Ejercían de carpinteros, molineros, cerrajeros, txistularis (músicos) y trabajos en el campo. En Bozate nació en 1819 Tadeo Amorena,el inventor de los gigantes de Pamplona.

Las Cortes plantearon en 1816 el problema del trato social y civilmente injusto que eran víctimas aquellas gentes, a quienes se despreciaba y se les vedaban los oficios públicos. La ley de 1817 decretada por el virrey Conde de Ezpela, significó la redención del grupo agote, cuyos representantes quedaron equiparados a los demás navarros. No obstante ha existido recelo con ellos hasta las primeras décadas del siglo XX.

Esta discriminación o separación desapareció en gran parte cuando algunos desertores vasco franceses de la Primera Guerra Mundial se casaron con mujeres de Bozate rompiendo el círculo de aislamiento en torno a los agotes

Hacia 1913 la casa noble de Ursúa vendió a los agotes las tierras que ocupaban mediante un pequeño precio.

Hoy en día no queda ningún signo de separación o discriminación, los descendientes de agotes están totalmente integrados, algunos muestran con orgullo su pasado agote, otros lo desconocerán y a otros su apellido les puede dar una pista de su pasado, como al seleccionador nacional de futbol, Julen Lopetegui Agote.

VIAJAR DE NAVARRA A CRISTIANIZAR JAPÓN.

Las primeras excursiones San Francisco de Javier fueron por Navarra, al Monasterio de Leyre, Pamplona, Tafalla o Sangüesa para estudiar, e incluso al Valle del Baztán para visitar la familia de su madre, pero pronto abandonó el Castillo de Javier, su casa natal, para viajar a París, a Roma y en un viaje sin retorno hasta Asia, llegando a recorrer alrededor de 120.000 Kilómetros ( sin aviones ni coches ).

IMG_0076[1]

Castillo de Javier, la cuna de San Francisco

Tras ver este fin de semana la película “Silence”, me hizo pensar en la gran importancia que tuvo en la historia la decisión de San Ignacio de Loyola de enviar a un joven de Navarra como misionero a la India a petición del rey de Portugal.

La película “Silence” o “Silencio” dirigida por Martin Scorsese, narra las difíciles situaciones que sufren unos jesuitas portugueses en el año 1633 en su intento de expandir su doctrina por Japón. El nombre de San Francisco de Javier es nombrado en la película por estos misioneros como ejemplo para seguir teniendo fe en sus momentos de flaqueza. Y es que antes que ellos, en 1549, Javier ya estuvo allí, estableciendo la primera misión jesuística de Japón en Kagoshima.

Hay que imaginarse a un joven nacido en un castillo, hijo de una de las familias más importantes de Navarra, abandonado la vida fácil y acomodada que le habría correspondido, a cambio de viajar a tierras desconocidas, donde a menudo fue objeto de burla y agredido, armado con una cruz y llevando unos harapos de equipaje.

En Japón la nueva doctrina cristiana tuvo unos primeros momentos de apoyo por las diferentes autoridades japonesas, más que nada pensando en las ventajas del comercio con los portugueses. En 1630 había 750.000 cristianos en Japón, el 10% de la población.

La cosa cambió con el tiempo al temer estos que la influencia cristiana creciente podría hacerles perder el control del país, comenzando la persecución y ejecución de cristianos. El último misionero jesuíta fue ejecutado en 1642. No fue hasta 1873 que la religión cristiana fue legalizada. Sobre 30.000 cristianos secretos salieron a la luz tras estar escondidos durante años.

LOS REGALOS EN EL CASTILLO DE OLITE Y EN NAVARRA, EL REY DE LA FABA.

Se celebraba en Navarra, normalmente en el castillo de Olite, pero también acaeció en Tafalla, Estella, Puente la Reina, Sangüesa, Pamplona o Tudela, aquellos lugares donde los reyes tenían palacios en la Edad Media. En la festividad de los Reyes Magos, se colmaba de regalos a un “rey de la faba” elegido entre los niños pobres de la villa, que debían encontrar la faba escondida por el cocinero real en la gran tarta preparada a este efecto. El acto debía de efectuarse bajo la presencia del rey o de la reina, por lo que se celebró en el castillo de Olite con mayor frecuencia que en otros lugares de Navarra.

IMG_0010[1]

Palacio de Olite

El niño que encontraba el haba en su porción era proclamado monarca por un día, los reyes vestían al niño elegido con camisa, calzas, cota, sobrecota, ceñidor, bolsa, manto, birrete y zapatos, corrían con los gastos de la fiesta y, a veces, dotaban al pequeño rey con dinero para que cursara estudios.

La fiesta estaba amenizada con conciertos de organistas de Castilla y guitarristas, juglares prestados por el rey de Aragón o de Inglaterra, mujeres trovadoras o trapecistas. A cada uno le daba el rey monedas de oro o vestidos exóticos.

En Navarra, la celebración del rey de la faba se remonta a la Edad Media, las primeras noticias documentales sobre su celebración datan del reinado de Carlos II el malo ( 1349-1387). La tradición fue recuperada en 1920 cuando se celebró en el Círculo Carlista de la plaza del castillo de Pamplona y fue nombrado rey el hijo de un socio necesitado.

Actualmente, se sigue celebrando en diferentes localidades de Navarra, aunque la elección y la coronación se realizan en fechas anteriores y posteriores a las fiestas navideñas. Así, la reina elegida en Tafalla el 16 de diciembre del 2017, será coronada el próximo 27 de enero del 2018.