EN NAVARRA SE PRODUJO LA PRIMERA INTERVENCIÓN DE CRUZ ROJA ESPAÑOLA.

En Pamplona (Navarra), Nicasio Landa fundó la Cruz Roja Española el 5 de julio de 1864, y en Orokieta (Navarra), a 30 kilómetros de Pamplona, durante la tercera guerra carlista, tuvieron su primera actuación atendiendo a los dos bandos enfrentados, los carlistas de Navarra y el ejército Real del General Moriones.

Despedida_de_D._Carlos_al_abandonar_el_territorio_español_(Segunda_parte_de_la_Guerra_Civil._Anales_desde_1843_hasta_el_fallecimiento_de_don_Alfonso_XII)

Tropas carlistas

Era el 2 de mayo de 1872, cuando por el norte de Navarra, Carlos VII, pretendiente carlista al trono de España, cruzó la frontera para unirse a sus partidarios en Navarra. Enteradas las tropas gubernamentales de la presencia de Don Carlos en Navarra, comenzaron a perseguirle sin tregua. A la altura de la pequeña localidad navarra de Orokieta, el general Moriones sorprendió a los voluntarios carlistas y cayó sobre ellos provocando la muerte de 37 soldados carlistas por 7 de los amadeístas mas una gran cantidad de heridos de ambos bandos.

Fue entonces cuando el médico de Pamplona Nicasio Landa, con los primeros voluntarios de Cruz Roja en Navarra salieron al campo de batalla con un carro tirado por caballos para atender a los heridos de los dos ejércitos y gracias a su imparcialidad en el conflicto, lograron socorrer numerosas vidas.

También en Pamplona, Nicasio Landa fundó en 1870 el primer boletín oficial de Cruz Roja que se publicaba en España, el cual, con diferentes nombres y ya desde Madrid, ha llegado hasta nuestros días.

NAVARRA EN EL SIGLO IX, DOS REINOS, DOS RELIGIONES, UNA MADRE.

Viajar en Navarra de Pamplona a Tudela significaba viajar de un reino cristiano, el de Pamplona, a una tierra islámica, la dominada por los Banu Qasi. Excursión que a menudo hacía el caudillo vascón Iñigo Arista para visitar a su hermanastro, el líder de los Banu Qasi, Musa Ibn Musa y para visitar también a la madre de ambos Oneca.

ochagavía-selva-Irati-navarra-excursiones-guiadas

Ochagavía, en el valle del Salazar, posible origen de la dinastía de Iñigo Arista

Estos dos hermanastros dominaban lo que es hoy el territorio de la actual Navarra más zonas de Aragón y la Rioja. Es difícil delimitar exactamente las fronteras en aquella época pero más o menos el reino de Pamplona abarcaría la zona norte y montañosa de Navarra, no en vano  los orígenes de Enneco, Iñigo o Wannaqo como era conocido por los musulmanes, vienen de los valles pirenaicos de Navarra y las riberas del río Irati, donde se sentían seguros y donde se refugiaban en caso de necesidad, mientras que los Banu Qasi controlarían la ribera Navarra y el valle del Ebro.

El moro Musa aunque seguía la religión del Islam, tenía sus orígenes en la tierra que habitaba, ya que su bisabuelo fue un conde visigodo que ante la llegada de musulmanes a la península optó por convertirse al Islam para poder conservar sus dominios ( tuvo que viajar a Damasco en el año 714 para jurar obediencia al califa dando lugar a la estirpe de los Banu Qasi, los hijos de Casio ).

La fiel alianza que hubo siempre entre Iñigo y Musa, además de por los estrechos vínculos familiares que les unían ( Musa además de ser el hermanastro de Iñigo también se convirtió en su yerno ya que acabaría casándose con su hija Assona ), estaba reforzada por su interés mutuo en mantenerse independientes de las dos grandes potencias que les amenazaban constantemente, por el norte el imperio de Carlomagno y por el sur el Califato de Córdoba de Abdarramán II.

Iñigo y Musa, vascones y Banu Qasi, lucharon juntos contra las dos superpotencias, juntos celebraron victorias y juntos sufrieron dolorosas derrotas.

Una vez muerto Iñigo Arista, la alianza vascona con los Banu Qasi se fue debilitando progresivamente y a la muerte de Musa Ibn Musa sus caminos fueron separándose aún más. El reino de Pamplona se fue acercando al reino de Asturias mientras los Banu Qasi seguirían el camino del Emirato de Córdoba.

CASTILLO DE OLITE, LUJO DE NAVARRA,CAPRICHO DE REY.

Visitar Olite es viajar a la Edad Media Navarra, mientras que recorrer el CastilloPalacio de Olite es adentrarse en uno de los edificios más lujosos de su época.

Los reyes de Navarra ya tenían palacios disponibles en Pamplona, Olite, Estella, Tudela o Sangüesa, pero con la llegada al trono de Navarra de Carlos III el Noble (quien reinó desde 1387 hasta 1425), las exigencias para con sus lugares de residencia subirían varios peldaños.

DSC01143

Castillo-Palacio de Olite

Entre otras obras inició la reconstrucción de la Catedral Gótica de Pamplona, amplió y mejoró el Palacio de Tudela y fue erigiendo un palacio nuevo en Olite al lado del palacio viejo que como los electrodomésticos de hoy en día, había quedado obsoleto.

No se quedó conforme con el precioso palacio que le construyeron y mandó hacer otro palacio a solo cuatro kilómetros en la localidad de Tafalla, que competiría con el de Olite en hermosura y grandeza. No tuvo tanta suerte aquel Palacio de Tafalla, ya que a día de hoy solo nos ha quedado un trono de piedra como recuerdo.

Como veis, Carlos III el noble no escatimaba en gastos, a diferencia de su padre, quien estuvo enfrascado en múltiples batallas, el noble Carlos no gastó nada en campañas militares ya que tenía un don para solucionar los conflictos por medio de la diplomacia y los matrimonios, teniendo buenas relaciones con todos los monarcas. Así que dedicaba todo su dinero para satisfacer sus aficiones, la caza, la música, viajar por las diferentes cortes europeas visitando familiares, comprar todo lo que se le antojaba, celebrar fiestas y banquetes y como ya hemos visto, ordenar la construcción de lujosos palacios.

El monarca no daba a basto económicamente para mantener su estilo de vida, siendo habitual que recurriera a prestamistas.

Compraba en París pieles, cinturones, guantes, bolsos, bordados, piezas de orfebrería, diamantes, perlas e incluso aves de caza. El rey también vestía a su corte (y eran muchos!), el monarca iba entregando a los hombres y mujeres de su entorno las telas blancas de Navidad, las negras de la Pasión, las verdes del mes de mayo, las de púrpura para Pentecostés. La moda era exigente y variaba más que el tiempo, así que daban trabajo permanente a costureros y costureras (con frecuencia judíos) de Pamplona. Se usaban pieles de ardillas ordinarias, ardillas de Alemania, de marta, armiños etc.

La animación de la corte jamás había de decaer, el rey organizaba continuamente tanto festejos para su gente como para los príncipes que le visitaban. Corridas de toros, conciertos, torneos de caballería y banquetes eran habituales.

Los bautizos de los infantes reales o los matrimonios principescos eran grandes celebraciones donde el rey repartía dagas de orfebrería, pieles, sacos de monedas, vestidos a la dama o al señor que quería honrar y sueldos al criado de escudería.

Para impresionar aún más a sus invitados el rey tenía su propio zoo donde además de animales de caza y aves exóticas llegó a tener búfalos, jirafas, leones, camellos y lobos. Imaginar lo que debía impresionar ver aquellos animales en una época en que todavía no existían los documentales de la 2.

Desgraciadamente, el palacio fue incendiado en la guerra de la independencia contra los franceses, por lo que no queda nada de la decoración interior, pero nos queda el testimonio de un viajero alemán que lo visitó en el siglo XV.

……”seguro estoy que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso, de tantas habitaciones doradas….Vilo yo entonces bien; no se podría decir ni aún se podría siquiera imaginar cuan magnífico y suntuoso es dicho palacio”

LA FOZ DE LUMBIER Y SU PUENTE DEL DIABLO.

Desde la Selva de Irati, pasando por la Foz de Lumbier, el río Irati hará un largo recorrido que le llevará una vez unido al río Ebro, hasta el Mediterraneo.

El río Irati ha ido desgastando a su paso la roca de la montaña dividiéndola en dos y creando un cañón conocido como la Foz de Lumbier. Para los caminantes y carreteros era un problema atravesar las aguas del Irati, sobre todo cuando éste venía crecido por las lluvias o el deshielo en las montañas del norte de Navarra. Hasta que en el siglo XVI, se construyó sobre el río Irati, un puente de 15 metros de altura que unía las dos orillas de la Foz de Lumbier.

DSC00505[1]

Puente cortado sobre el río Irati

El popularmente conocido como “Puente del Diablo” debe su apodo a una leyenda en la que se cuenta que el puente fue construido por Satanás al hacer éste un pacto con una princesa de la zona.

Construido por Satanás o por alguien menos importante, el puente permitió a los viajeros salvar el curso del río Irati hasta 1812, en que fue destruido durante la Guerra de la Independencia.

Hay dudas sobre a quien cargarle la culpa de la destrucción  del puente, esta vez el Diablo está fuera de sospecha y se duda de si fue el ejército de Napoleón o el guerrillero navarro Espoz y Mina. La verdad es que los dos tenían antecedentes de arrasar los lugares por donde pasaban.

En Navarra, Espoz y Mina en su táctica de evitar que se refugiaran los franceses, quemó el Castillo de Olite, bombardeó Tafalla para sacarlos de allí, y en las guerras carlistas quemó Lecaroz en el Valle del Baztán.

La leyenda dice que la decisión de destruir el puente no fue compartida por los soldados de Espoz y Mina, ya que al no haber puente, iba a ser muy difícil escapar de los franceses por los riscos de la Foz de Lumbier y la Sierra de Leyre, lugares donde se escondían y preparaban sus emboscadas. Para convencer a sus hombres Espoz y Mina montó a su caballo y de un salto ganó la otra orilla, cosa bastante difícil para un caballo, tal vez lo hizo sobre uno de los abundantes buitres que viven en la Foz de Lumbier. Sea como fuere, así lo contaban en las tabernas de la época…..

LA SELVA DE IRATI Y LA FÁBRICA DE ARMAS DE ORBAIZETA.

Al visitar la Selva de Irati en Navarra y disfrutar de las rutas por sus bosques, se nos hace difícil pensar que en estos tranquilos valles de Navarra hubiese habido años atrás una gran actividad fabril y militar.

No solo las hayas y abetos sacados a través del río Irati para la construcción naval fue el provecho que se le sacó a los bosques y ríos de Irati, también durante siglos sus recursos fueron utilizados en carboneras y ferrerías.

46106974_316978455801320_2722106665401843712_n

Las entrañas de Fabrica. Foto que me sacó a traición Gabriella Rózsa

El primer dato de una ferrería en este remoto rincón del Pirineo de Navarra llamado Valle de Aezkoa, es de 1432 cuando la reina Blanca de Navarra da permiso para levantar una. Pero sería en 1781 cuando al ir agotándose los recursos de la Fabrica Real de Eugui, situada en otro valle de Navarra, los delegados del rey Carlos III de España supervisaron la ferrería de Orbaizeta, situada en un lugar idóneo por estar al pie de la Selva de Irati y contar con minas de hierro y abundantes caudales de agua.

El Valle de Aezkoa cedió los terrenos necesarios para instalar la fábrica a la Corona a cambio de las promesas que recibieron sobre los beneficios que la fábrica traería al valle.

Para 1790 la Fábrica de Armas de Orbaizeta ya estaba funcionando pero en vez de beneficios lo que atrajo fue militares de cuatro diferentes guerras que tuvo que sufrir en los 100 años que permaneció la fábrica en funcionamiento.. Su proximidad con la frontera francesa hizo que se convirtiese en objeto de continuos saqueos e incendios.

En 1794, en la guerra de Convención, la fábrica fue quemada junto a varios pueblos de la zona como Ochagavía o Aribe.

En 1808, las tropas invasoras de Napoleón utilizaron la ruta de la fábrica como camino de entrada hacia Pamplona y antes de retirarse en 1813 la saquearon e incendiaron.

No le duró mucho la tranquilidad a la fábrica y a los vecinos del valle, en la guerra Realista (1820-1839) y en la primera Carlista (1833-1839) también hubo ocupación, saqueo, requerimiento de animales, comida para las tropas, quema de casas…..

En 1884 se cerró definitivamente y actualmente las ruinas del edificio descansan en paz pasando a formar parte de un melancólico y bello paisaje donde por la noche se dice que el Basajaun, las Lamias y espíritus campan a sus anchas entre sus piedras. Y la verdad es que en los edificios aledaños pude ver la mayor concentración de “Eguzkilores” ( flor que se pone en las puertas y ventanas para espantar a los malos espíritus) que jamás he visto….Protección ante todo!

VISITAR ZUGARRAMURDI PARA VIAJAR A TIEMPOS DE BRUJAS. QUE PASABA EN SUS CUEVAS?

Hacer una excursión a Zugarramurdi es también un viaje a la historia oscura de Navarra, de España y de Europa. Saliendo desde Pamplona y una vez atravesado el Valle del Baztán, en un lugar remoto del norte de Navarra llegamos a Zugarramurdi. Su impronunciable nombre para muchos de los que nos visitan, etimologicamente viene a significar cerro de olmos. Pero es su cueva la que atrae a miles de turistas, la misma cueva que sirvió de morada para los más antiguos habitantes de Zugarramurdi, que después fue lugar de ceremonias y que actualmente nos encanta visitar por su belleza y la de su entorno.

Zugarramurdi-3

Desde el interior de la cueva de Zugarramurdi. Foto de Silvia Chaparro en una de nuestras excusiones.

La cueva de Zugarramurdi ha sido creada por la constante labor erosiva de un riachuelo conocido como la regata del infierno. Este nombre tan bonito, seguramente fue puesto por los mismos que a partir de los hechos acaecidos a principios del siglo XVII empezaron a llamar a la cavidad kárstica la cueva de las brujas.

Las tierras montañosas del norte de Navarra habían conservado modos de vida, costumbres y sabiduría ancestrales, una mitología pagana y una lengua totalmente diferente a la que se hablaba en España y en Francia. El abad del Monasterio de Urdax, dueño de las tierras y al que los campesinos debían de pagar rentas, debió de ver u oir cosas que se salían de su doctrina cristiana o que amenazaban su autoridad y pidió ayuda a la Inquisición para limpiar el rebaño de ovejas negras.

Desde Logroño acudió el inquisidor Valle Alvarado como representante del Santo Oficio para investigar e interrogar a las gentes de Zugarramurdi, Urdax, Baztán y otros lugares del norte de Navarra. Si las cifras enviadas por los párrocos y comisarios inquisitoriales de la comarca al Tribunal del Santo Oficio resultaran ciertas, en lugares como Urdax y Zugarramurdi, más del 50% de la población serían brujos o brujas.

Después de las pesquisas de Alvarado, más de 300 personas de la zona fueron arrestadas por algún acto de brujería. De ellos 42 fueron trasladados para ser juzgados en el proceso de Logroño de 1610, de los cuales 31 eran de Zugarramurdi, lo que equivalía a un quinto de la población adulta del pueblo. Entre otros delitos, se les acusaba de negar el cristianismo, de practicar orgías sexuales, de adorar al demonio, comer niños, crear pociones, sequías o tormentas en el mar.

En una de las declaraciones obtenidas por el Tribunal de Logroño, María de Echalecu afirmó ver en una ocasión a Graciana de Barrenetxea (acusada después como la reina de las brujas) y a Estevania de Teletxea abrazadas al macho cabrío en un prado situado junto a una gran cueva, la Echalecu se asustó y exclamó !Jesús! y todos desaparecieron. De esta declaración se acuñará la palabra “akelarre” compuesta por las palabras vascas aker (macho cabrío) y larre (prado) y que la misma Inquisición comenzó a utilizar para definir estas reuniones.

Como resultado de todo esto, el 8 de Noviembre de 1610, en Logroño, ante la mayor multitud de gente jamás reunida hasta ese día en la ciudad, fueron quemadas 11 personas en la hoguera, seis vivas junto con las efigies de otras cinco que ya habían muerto en prisión.

Y es que ni muerto te dejaban en paz…..

LA EXCURSIÓN POR LA SELVA DE IRATI Y LA FOZ DE LUMBIER TAMBIÉN TIENE SU HISTORIA.

En nuestras excursiones por Navarra , la excursión por la Selva de Irati, la Foz de Lumbier y Ochagavía y la excursión por el Nacedero del Urederra, son escogidas por los turistas que buscan sobre todo la belleza de la naturaleza de Navarra.

Sin embargo al visitar la Foz de Lumbier, también podemos viajar en el tiempo y en la historia para recordar los tiempos en que los leñadores bajaban los troncos por el río Irati en balsas llamadas almadías, desde los bosques de la Selva de Irati hasta Zaragoza o más allá, para una vez vendida la madera volver caminando hasta Irati.

En la Foz de Lumbier, además de avistar buitres, también podemos contemplar los restos de su historia al caminar por donde en 1911 circulaba el primer tren eléctrico de la península, que se proyectó para trasladar la madera bajada de la Selva de Irati desde Sangüesa hasta Pamplona. Atravesar sus túneles excavados a pico, es toda una experiencia.

Desde el siglo XVI, el río Irati tenía un puente para pasarlo, ahora solo quedan los restos tras ser destruido en la guerra de la independencia en 1812.

La Selva de Irati también tiene su historia y sus historias, y es que a pesar de ser uno de los bosques mas extensos, de mayor riqueza medioambiental y mejor conservados de Europa, también sufrió una intensa explotación forestal. La madera de Irati se utilizó en la construcción del Palacio de Olite, la catedral de Tudela o los mástiles de la Armada Invencible.

IMG_0761[1]

El grupo de una de nuestras excursiones por la Selva de Irati

Los franceses de la Convención, las tropas de Napoleón, los liberales del general Torrijos o los realistas de Fernando VII, pasaron por aquí  para adueñarse de su preciada madera. Debido a la cercanía con Francia también fue lugar de paso de contrabandistas, partisanos de la Segunda Guerra Mundial o maquis.

Y es que en estos tiempos, es hacen excursiones, se viaja y se visitan estos lugares de Navarra de una gran belleza natural. Nosotros vamos y lo disfrutamos para luego volver a la comodidad de nuestro hogares. Pero no hace tantos años que los leñadores, pastores, soldados etc pasaban largas temporadas en estos parajes, bellos para visitar pero duros para vivir.

LA NAVARRA DEL OTRO LADO DE LOS PIRINEOS. SAN JUAN DE PIE DE PORT

En nuestras excursiones guiadas por Navarra pasamos por Roncesvalles para viajar a través de los Pirineos y llegar a Francia, y sin embargo, no hemos salido de Navarra, hemos llegado a San Juan de Pie de port o Donibane Garazi, la capital de la Baja Navarra.

Desde su fundación a finales del siglo XII, por iniciativa del rey de Navarra, Saint Jean Pied de Port se convirtió en la ciudad clave del reino de Navarra en sus tierras de la parte norte de los Pirineos.

IMG_0686[1]

SAN JUAN DE PIE DE PORT

Rodeada de una muralla medieval, conserva sus puertas de entrada a la villa con nombres como Puerta de Navarra, Puerta de Francia, Puerta de España o Puerta de Santiago, por la que entran los peregrinos venidos de todas las partes de Europa para afrontar la etapa más dura y peligrosa hasta Roncesvalles en su Camino a Santiago.

Sin duda, que no lo debió pasar bien el peregrino Aimerico Picaud, cuando pasó a mediados del siglo XII y relataba así su paso por estas tierras. ” Viene luego, cerca de Port de Cize, el territorio de los Vascos. Es ésta una región de lengua bárbara, poblado de bosques, montañosa, falta de pan y vino y de todo género de alimentos excepto el alivio que representa las manzanas, la sidra y la leche. Las gentes de esta tierra son feroces como es feroz, montaraz y bárbara la misma tierra en que habitan. Sus rostros feroces, así como la propia ferocidad de su bárbaro idioma, ponen terror en el alma de quien los contempla.” Los piropos en su relato continuarían a su paso por Navarra, para los que quieran ver lo que escribió de su viaje una vez pasado Roncesvalles pueden verlo en otro post que escribí con el título “TURISMO POR NAVARRA EN LA EDAD MEDIA, EL VIAJE DE AYMERIC PICAUD”    https://navarraexcursiones.com/2017/07/29/viajes-organizados-navarra-excursiones-guiadas-baztan-irati-olite-bardenas/

Por su parte, la puerta de Notre Dame nos permite el paso a la bonita iglesia gótica de Notre Dame Du Bout Du Pont, que la tradición atribuye su construcción al rey de Navarra Sancho el Fuerte en conmemoración de la victoria sobre los moros en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

Navarra entera fue ocupada por el ejército castellano de Fernando el Católico en 1512 pero en 1527, tropas de Enrique II de Navarra recuperarán las tierras de Ultrapuertos, quedando Navarra dividida en dos. En 1589 el rey de la Navarra del norte de los Pirineos Enrique III subirá al trono de Francia, las cadenas de Navarra se unen a las tradicionales flores de lis de Francia, aunque desaparecieron a partir de Luis XV. Sin embargo, la intitulación regia de los monarcas franceses mantuvo intacta la mención a la soberanía Navarra hasta la revolución.

SEÑORÍO DE BERTIZ, ECOLOGISMO DE ÉPOCA.

Haciendo una excursión al norte de Navarra, tocando al Valle del Baztán y donde el río Baztán cambia su nombre por el de Bidasoa, existe un bosque de 2040 hectáreas consideradas como una de las mejores muestras de bosque mixto atlántico de Navarra, con unas bellas edificaciones señoriales y unos románticos jardines, al que más de 70.000 personas van a visitar cada año, el Parque Natural Señorío de Bertiz.

IMG_0653[1]

Jardines del Señorío de Bertiz

La historia de este rincón de Navarra se pierde en el tiempo, pero se sabe que fue transmitido como herencia desde la Edad Media hasta 1884, momento en que es vendido por primera vez.

En 1900 Bertiz pasó a manos de Pedro Ciga Mayo, un ecologista adelantado a su tiempo. En unos momentos en los que sufría una explotación forestal desmedida a causa de la creciente demanda de carbón vegetal para las ferrerías y las guerras, Pedro Ciga para sorpresa de sus coetáneos decide prohibir los aprovechamientos forestales abusivos, la pesca y la caza en sus dominios, combatió las corridas de toros, consigue que en el pueblo perteneciente al Valle del Baztán de Irurita desaparezca el juego de gansos, y lo mismo en la localidad también del Baztán de Arizkun con la fiesta del gallo, además de influir en las leyes de caza, transporte y sacrificio de animales.

Pedro Ciga inicia una forma diferente de entender a aquel inmenso bosque, hasta entonces solo considerado por sus posibles usos y beneficios. Durante el medio siglo que permaneció en sus manos, el bosque recuperó su esplendor y de paso agrandó el hermoso jardín histórico artístico, llenándolo de diferentes especies arbóreas de todo el mundo, fruto de sus viajes alrededor del planeta.

Su tarea proteccionista de Bertiz culminó con su testamento, en el que legó el Señorío a Navarra con la exigencia de conservarlo sin variar sus características, convirtiéndose en el primer Parque Natural de Navarra en 1984.

Textos recopilados de la revista “Conocer Navarra“.

¿POR QUE SE CELEBRAN LOS SAN FERMINES?

Viajar a Navarra y a Pamplona va a ser una constante a partir del 6 de Julio, miles de personas van a visitar Pamplona para hacer excursiones de bar en bar o en el caso de los guiris, recorrer sus calles con la botella de sangría Don Simón en la mano. La población de Pamplona se quintuplica para celebrar San Fermín, pero, ¿cuantos conocen el por que de esta celebración y quien era este santo?

1467876270_433492_1467877743_noticia_normal

El encierro

 

Según cuenta la tradición, en Pompaelo (actual Pamplona) en el siglo III, en los tiempos en los que viajaron a Pamplona San Saturnino y su discípulo San Honesto para predicar el cristianismo y bautizar los primeros cristianos de la ciudad, la esposa del senador pagano Firmo, dio a luz a un niño al que más tarde bautizaría el mismísimo San Saturnino, primer obispo de la ciudad de Tolosa (Toulouse) con el nombre de Fermín.

Tras su bautizo, sus padres pusieron al joven Fermín bajo la tutela de un predicador de Nimes, presbítero y compañero de San Saturnino y del que el joven Fermín aprendió además de la religión cristiana, el arte de la evangelización, el nombrado San Honesto. Cuando el joven Fermín cumplió 18 años fue ordenado en Toulouse y tras atravesar la Galia, llegaría hasta Amiens, donde tras organizar la iglesia local, es nombrado obispo con 24 años.

Sin embargo, La oposición oficial solicitaría varias veces a Fermín que cesara de predicar la doctrina cristiana y especialmente a quienes se dirigían al templo de Júpiter. Fermín hizo caso omiso, y siguió con su prédica. Pero su actitud perseverante le llevó a ser encarcelado y tras negarse una vez más a seguir predicando, finalmente fue decapitado.

A partir del siglo X, los aquitanos que se habían instalado en la ciudad de Pamplona sentían gran devoción por el que había sido obispo de Tolosa (san Saturnino) y, especialmente, por san Fermín. Esta devoción aumentó, a partir del s. XII, concretamente el año 1186, cuando Pedro de París, obispo de Pamplona, embajador y consejero del rey Sancho VI recibió de Amiens la cabeza de santo como reliquia.

Sin embargo, el culto a san Fermín, se intensificaría a partir siglo XVII, debido a una contraposición del clero secular a la devoción hacia san Francisco Javier, patrocinada por los jesuitas. Aquel conflicto, entre “ferministas” y “javieristas” finalmente tuvo que acabar con la intervención del papa Alejandro VII, que proclamó, en 1657, a san Fermín y a san Francisco Javier copatronos principales de Navarra.

Pero además, ‪San Fermín es el patrono de la diócesis de ‎Pamplona‬ y ha sido celebrado en la liturgia en diversas fechas: el día 13 de enero, en recuerdo por el hallazgo de sus reliquias, el días 25 de septiembre, en conmemoración de su martirio, y el día 10 octubre por festejarse su entrada en Amiens. Esta última era la que se celebraba en 1591, cuando el obispo de la ciudad trasladó, a petición del pueblo, la ‪fiesta‬ al día 7 de julio por ser el tiempo más cálido y para que coincidiera también con la feria de ganado, que cada año tenía lugar del 29 de junio al 18 de julio.

Con los años se le fue añadiendo el buen vino y la comida navarra, la música, los bailes y desde el siglo XVI la insolencia de unos mozos que saltándose la prohibición de las autoridades. deciden salir a las calles para ponerse delante de las astas de los toros que llegaban a la ciudad. Cuando a un corresponsal de un periódico canadiense le llegan las noticias de un lugar donde la gente corre delante de los toros, decide viajar en 1923 a Pamplona para comprobarlo. Aquel viaje de Ernest Hemingway cambiaría su vida y la de los San Fermines para siempre.