BANDOLEROS EN LAS BARDENAS REALES DE NAVARRA.

En una excursión por las Bardenas de Navarra puedes viajar al far west americano y pensar que en cualquier momento te van a salir unos bandidos a caballo. El paisaje semidesértico y sus curiosas formas y colores dan pie a ello y atraen a numerosos cineastas que encuentran aquí rincones difíciles de encontrar en ningún otro lado. Por supuesto la serie “Juego de tronos” también pasó por aquí.

bardenas-navarra-excursiones-guiadas

Bardenas Reales de Navarra

Pero las Bardenas han sido escenario real de asaltos, luchas y persecuciones a caballo. Este extenso territorio casi inhabitado situado entre Navarra y Aragón, fue ya en la Edad Media lugar de escaramuzas fronterizas y asaltos. Esta situación condujo a una veintena de pueblos limítrofes de Navarra y Aragón a crear en 1302 una hermandad para protegerse y “Que cogiendo a los malhechores in fraganti los ahorcasen, sin esperar orden del rey ni de la justicia”.

Muchos han sido los bandidos que han buscado refugio en las Bardenas, “el trapo”, “el gordillo”, “el entendido”, “el ruin”, “el rayado” etc. Algunos de ellos fueron atrapados y  duramente ajusticiados, En 1821 Gabriel Marcuello, alias “Páxara”, después de asaltar el palacio de los Munarriz en Mélida, torturó y quemó viva a su dueña. Fue condenado a la horca, su cuerpo fue descuartizado y metida su cabeza en una jaula  para ser expuesta en Mélida, la pierna izquierda se clavó en un poste junto a la Ermita del Yugo, mientras la otra pierna y los brazos fueron colgados en Caparroso, Muruarte de Reta y en Pitillas.

Pero el más popular de los bandoleros que han recorrido las Bardenas ha sido Sancho Rota, alias “Sanchicorrota”, al que acompañaba su banda de “treinta de a caballo”, cuyas monturas calzaban las herraduras de sus caballos al revés para despistar a sus perseguidores. El rey de Navarra Juan II, organizó en 1452 un ejército de 200 caballeros que cercaron su partida, pero antes de ser capturado se suicidó con un puñal. El cadáver fue mostrado por los pueblos, llevado a Tudela y colgado de una horca.

Sanchicorrota, debía tener la simpatía de mucha gente en Navarra ya que se decía que robaba a los ricos para dar a los pobres y como señalan los cronistas de la época “era muy cortés con los que robaba”

Datos cogidos del libro “Navarra un reino de historias” de Santiago Lesmes Zabalegui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s