EN NAVARRA SE PRODUJO LA PRIMERA INTERVENCIÓN DE CRUZ ROJA ESPAÑOLA.

En Pamplona (Navarra), Nicasio Landa fundó la Cruz Roja Española el 5 de julio de 1864, y en Orokieta (Navarra), a 30 kilómetros de Pamplona, durante la tercera guerra carlista, tuvieron su primera actuación atendiendo a los dos bandos enfrentados, los carlistas de Navarra y el ejército Real del General Moriones.

Despedida_de_D._Carlos_al_abandonar_el_territorio_español_(Segunda_parte_de_la_Guerra_Civil._Anales_desde_1843_hasta_el_fallecimiento_de_don_Alfonso_XII)

Tropas carlistas

Era el 2 de mayo de 1872, cuando por el norte de Navarra, Carlos VII, pretendiente carlista al trono de España, cruzó la frontera para unirse a sus partidarios en Navarra. Enteradas las tropas gubernamentales de la presencia de Don Carlos en Navarra, comenzaron a perseguirle sin tregua. A la altura de la pequeña localidad navarra de Orokieta, el general Moriones sorprendió a los voluntarios carlistas y cayó sobre ellos provocando la muerte de 37 soldados carlistas por 7 de los amadeístas mas una gran cantidad de heridos de ambos bandos.

Fue entonces cuando el médico de Pamplona Nicasio Landa, con los primeros voluntarios de Cruz Roja en Navarra salieron al campo de batalla con un carro tirado por caballos para atender a los heridos de los dos ejércitos y gracias a su imparcialidad en el conflicto, lograron socorrer numerosas vidas.

También en Pamplona, Nicasio Landa fundó en 1870 el primer boletín oficial de Cruz Roja que se publicaba en España, el cual, con diferentes nombres y ya desde Madrid, ha llegado hasta nuestros días.

SI VAS A VISITAR NAVARRA QUE NO SE TE OLVIDE TOMAR UN PACHARÁN.

Al viajar a Navarra, en cualquier bar de Pamplona, Elizondo, Olite, Ochagavía etc, da igual pueblos del norte o del sur, a la hora de la sobremesa, podrás observar un ritual que se mantiene generación tras generación. Alrededor de una mesa, de cuatro en cuatro, los navarros se juegan al mus el honor y el pago de los pacharanes que se consuman durante la partida de cartas.

El pacharán es una bebida obtenida de la maceración de los frutos de un arbusto silvestre, el endrino o Prunus Spinosa en anís. El nombre de pacharán podría venir de su traducción del euskera de pattaran, donde pattar significa aguardiente y aran es ciruela o de basarán que se traduciría como ciruela del bosque.

En Navarra los frutos del endrino se conocen por varios nombres:

“Endrinas”, por ser el fruto del endrino. “Pacharanes”, por ser el fruto con el que se hace el pacharán. “Basaranes”, del euskera como ciruelas del bosque. “Arañones”, que se dice que viene de los arañazos que te hacías al recoger los frutos con los pinchos del endrino.

Para muchos el origen del pacharán estaría en Navarra y en un principio se utilizaría para los dolores de estómago. Quien sabe si lo utilizarían las curanderas como remedio curativo y a alguna se le fue la mano con el alcohol, acabaron bailando desnudos y la curandera pasó a la categoría de bruja. Bromas aparte, sí que está datado que la reina Doña Blanca de Navarra lo usó en 1441 para aliviar sus dolores de estómago aunque también hay constancia de la utilización de diferentes licores hechos con endrinas por el norte de la península y Francia.

Lo cierto es que en los años 50 el consumo de pacharán estaba ya muy extendido por Navarra donde en cada casa hacían el suyo propio, hasta que en 1956, la familia Velasco, originaria de Viana (Navarra), curiosamente tierra de excelentes vinos, comienza a industrializar la producción de pacharán sacando la marca Zoco ( nombre inspirado en el mítico jugador navarro de fútbol Zoco, quien jugó en el Osasuna, Real Madrid y selección española ).

Gracias a la expansión de esta marca y a los jóvenes navarros que iban a hacer el servicio militar con una botella de pacharán en el macuto, su consumo fue extendiéndose por toda la geografía española.

Ante la falta de abastecimiento de endrinas por la creciente demanda, la familia Velasco recurrió al injerto para intentar conseguir un tipo de endrino domesticado que podrían cultivar.

Tras diez años de pruebas, ya tenían cultivos de endrinas en Navarra y en 1995 se instalan en la finca del Palacio de la Condesa de la Vega del Pozo en Dicastillo, donde continúan elaborando el pacharán Zoco. Hoy en día, es solo una de las muchas marcas que se elaboran en Navarra. Pruébalas y escoge la que más te guste.

navarra-excursiones-guiadas-pacharan-palacio-zoco

Destilería del pacharán Zoco en la finca de la Condesa de la Vega del Pozo en Dicastillo

Navarra excursiones aconseja su consumo con moderación y siempre después de una buena comida 🙂

 

NAVARRA EN EL SIGLO IX, DOS REINOS, DOS RELIGIONES, UNA MADRE.

Viajar en Navarra de Pamplona a Tudela significaba viajar de un reino cristiano, el de Pamplona, a una tierra islámica, la dominada por los Banu Qasi. Excursión que a menudo hacía el caudillo vascón Iñigo Arista para visitar a su hermanastro, el líder de los Banu Qasi, Musa Ibn Musa y para visitar también a la madre de ambos Oneca.

ochagavía-selva-Irati-navarra-excursiones-guiadas

Ochagavía, en el valle del Salazar, posible origen de la dinastía de Iñigo Arista

Estos dos hermanastros dominaban lo que es hoy el territorio de la actual Navarra más zonas de Aragón y la Rioja. Es difícil delimitar exactamente las fronteras en aquella época pero más o menos el reino de Pamplona abarcaría la zona norte y montañosa de Navarra, no en vano  los orígenes de Enneco, Iñigo o Wannaqo como era conocido por los musulmanes, vienen de los valles pirenaicos de Navarra y las riberas del río Irati, donde se sentían seguros y donde se refugiaban en caso de necesidad, mientras que los Banu Qasi controlarían la ribera Navarra y el valle del Ebro.

El moro Musa aunque seguía la religión del Islam, tenía sus orígenes en la tierra que habitaba, ya que su bisabuelo fue un conde visigodo que ante la llegada de musulmanes a la península optó por convertirse al Islam para poder conservar sus dominios ( tuvo que viajar a Damasco en el año 714 para jurar obediencia al califa dando lugar a la estirpe de los Banu Qasi, los hijos de Casio ).

La fiel alianza que hubo siempre entre Iñigo y Musa, además de por los estrechos vínculos familiares que les unían ( Musa además de ser el hermanastro de Iñigo también se convirtió en su yerno ya que acabaría casándose con su hija Assona ), estaba reforzada por su interés mutuo en mantenerse independientes de las dos grandes potencias que les amenazaban constantemente, por el norte el imperio de Carlomagno y por el sur el Califato de Córdoba de Abdarramán II.

Iñigo y Musa, vascones y Banu Qasi, lucharon juntos contra las dos superpotencias, juntos celebraron victorias y juntos sufrieron dolorosas derrotas.

Una vez muerto Iñigo Arista, la alianza vascona con los Banu Qasi se fue debilitando progresivamente y a la muerte de Musa Ibn Musa sus caminos fueron separándose aún más. El reino de Pamplona se fue acercando al reino de Asturias mientras los Banu Qasi seguirían el camino del Emirato de Córdoba.

CASTILLO DE OLITE, LUJO DE NAVARRA,CAPRICHO DE REY.

Visitar Olite es viajar a la Edad Media Navarra, mientras que recorrer el CastilloPalacio de Olite es adentrarse en uno de los edificios más lujosos de su época.

Los reyes de Navarra ya tenían palacios disponibles en Pamplona, Olite, Estella, Tudela o Sangüesa, pero con la llegada al trono de Navarra de Carlos III el Noble (quien reinó desde 1387 hasta 1425), las exigencias para con sus lugares de residencia subirían varios peldaños.

DSC01143

Castillo-Palacio de Olite

Entre otras obras inició la reconstrucción de la Catedral Gótica de Pamplona, amplió y mejoró el Palacio de Tudela y fue erigiendo un palacio nuevo en Olite al lado del palacio viejo que como los electrodomésticos de hoy en día, había quedado obsoleto.

No se quedó conforme con el precioso palacio que le construyeron y mandó hacer otro palacio a solo cuatro kilómetros en la localidad de Tafalla, que competiría con el de Olite en hermosura y grandeza. No tuvo tanta suerte aquel Palacio de Tafalla, ya que a día de hoy solo nos ha quedado un trono de piedra como recuerdo.

Como veis, Carlos III el noble no escatimaba en gastos, a diferencia de su padre, quien estuvo enfrascado en múltiples batallas, el noble Carlos no gastó nada en campañas militares ya que tenía un don para solucionar los conflictos por medio de la diplomacia y los matrimonios, teniendo buenas relaciones con todos los monarcas. Así que dedicaba todo su dinero para satisfacer sus aficiones, la caza, la música, viajar por las diferentes cortes europeas visitando familiares, comprar todo lo que se le antojaba, celebrar fiestas y banquetes y como ya hemos visto, ordenar la construcción de lujosos palacios.

El monarca no daba a basto económicamente para mantener su estilo de vida, siendo habitual que recurriera a prestamistas.

Compraba en París pieles, cinturones, guantes, bolsos, bordados, piezas de orfebrería, diamantes, perlas e incluso aves de caza. El rey también vestía a su corte (y eran muchos!), el monarca iba entregando a los hombres y mujeres de su entorno las telas blancas de Navidad, las negras de la Pasión, las verdes del mes de mayo, las de púrpura para Pentecostés. La moda era exigente y variaba más que el tiempo, así que daban trabajo permanente a costureros y costureras (con frecuencia judíos) de Pamplona. Se usaban pieles de ardillas ordinarias, ardillas de Alemania, de marta, armiños etc.

La animación de la corte jamás había de decaer, el rey organizaba continuamente tanto festejos para su gente como para los príncipes que le visitaban. Corridas de toros, conciertos, torneos de caballería y banquetes eran habituales.

Los bautizos de los infantes reales o los matrimonios principescos eran grandes celebraciones donde el rey repartía dagas de orfebrería, pieles, sacos de monedas, vestidos a la dama o al señor que quería honrar y sueldos al criado de escudería.

Para impresionar aún más a sus invitados el rey tenía su propio zoo donde además de animales de caza y aves exóticas llegó a tener búfalos, jirafas, leones, camellos y lobos. Imaginar lo que debía impresionar ver aquellos animales en una época en que todavía no existían los documentales de la 2.

Desgraciadamente, el palacio fue incendiado en la guerra de la independencia contra los franceses, por lo que no queda nada de la decoración interior, pero nos queda el testimonio de un viajero alemán que lo visitó en el siglo XV.

……”seguro estoy que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso, de tantas habitaciones doradas….Vilo yo entonces bien; no se podría decir ni aún se podría siquiera imaginar cuan magnífico y suntuoso es dicho palacio”

VISITAR NAVARRA, UN GRAN PLAN PARA PASAR UNOS DÍAS DE VACACIONES.

Excursión a la Selva de Irati, foz de Lumbier y Ochagavía, excursión al Valle del Baztán y cuevas de Zugarramurdi, excursión a las Bardenas, Olite, Ujué y Artajona, excursión a Urederra y sierra de Urbasa, visitar el castillo de Javier y el Monasterio de Leyre…..

“Navarra excursiones” te ofrece viajar por lo mejor de Navarra para en poco tiempo conocer gran parte de esta tierra tan diversa y tan diferente.

Cueva de Zugarramurdi baztan elizondo excursiones navarra bardenas irati olita

Foto: Antonio Olza

Desde el verde y montañoso norte hasta el paisaje lunar de las Bardenas Reales, pasando por la rica historia medieval de la zona media, Navarra no tiene desperdicio.

bardenas-navarra-excursiones-guiadas

Bardenas Reales

 

Desde la belleza rústica y medieval de pueblos como Ujué ,( en la lista de los pueblos más bonitos de España), a la hermosura de los caseríos engalanados de flores del valle del Baztán.

baztan-navarra-excursiones-guiadas

Valle del Baztán

El pequeño tamaño de Navarra hace que en dos o tres excursiones de día completo puedas presumir de ser un gran conocedor de lo que esta tierra puede ofrecer.

foz de Lumbier excursiones navarra baztan bardenas olite irati camino santiago

Foz de Lumbier

Sin olvidar su rica gastronomía, con sus pintxos, buen vino y mejor patxaran.

Castillo de Olite excursiones navarra baztan bardenas olite irati camino santiago

Olite

Las excursiones ya se están reservando y las plazas son pocas, si quieres conocer Navarra sube arriba de la página, escoge las excursiones que te gustaría hacer y contacta para reservar.

EXCURSIONES A LA NAVARRA TRANQUILA DESPUÉS DEL BULLICIO DE SAN FERMÍN.

Una excursión por la Selva de Irati, por el Valle del Baztán, por las Bardenas Reales, por el Nacedero del Urederra, por la Foz de Lumbier, o un viaje para visitar las cuevas de Zugarramurdi,  el pueblo de Ujué, el Momasterio de Leyre, Ochagavía o las murallas de Artajona, es a su vez hacer un tour por la tranquilidad, la paz, el aire limpio y el silencio solo roto por el hipnótico ruido del agua de los ríos, el canto de los pájaros o la música que hacen los cencerros de las ovejas, vacas o caballos.

DSC00507[1]

El río Irati a su paso por la Foz de Lumbier

Navarra es tierra de grandes contrastes y en poca distancia podemos pasar de los verdes valles del Valle del Baztán y los frondosos bosques de la Selva de Irati a la bella desolación que se siente en la rojiza tierra del desierto de las Bardenas Reales.

En estos días de fiestas de San Fermín surge otro contraste, el del festivo, bullicioso y ruidoso escenario en que uno se ve envuelto si viaja a Pamplona, a la tranquilidad absoluta que se puede respirar cuando haces una salida desde Pamplona a alguno de los muchos lugares con encanto que tiene Navarra.

Bien lo sabía Ernest Hemingway, quien después de disfrutar a tope de San Fermín, hacía un relajante retiro hasta las orillas del río Irati en busca de truchas, buena gastronomía y tranquilidad donde encontrar la inspiración para escribir el libro “Fiesta”, el cual dio a conocer a Pamplona y a San Fermín en todo el mundo. Sin duda tuvimos la suerte de que vendría a visitar Navarra uno de los mejores “influencer” de la época.

“Lo mas parecido al cielo, o al más allá, podrían ser los días que pasamos juntos en el Valle del Irati.”

Ernest Hemingway

LA FOZ DE LUMBIER Y SU PUENTE DEL DIABLO.

Desde la Selva de Irati, pasando por la Foz de Lumbier, el río Irati hará un largo recorrido que le llevará una vez unido al río Ebro, hasta el Mediterraneo.

El río Irati ha ido desgastando a su paso la roca de la montaña dividiéndola en dos y creando un cañón conocido como la Foz de Lumbier. Para los caminantes y carreteros era un problema atravesar las aguas del Irati, sobre todo cuando éste venía crecido por las lluvias o el deshielo en las montañas del norte de Navarra. Hasta que en el siglo XVI, se construyó sobre el río Irati, un puente de 15 metros de altura que unía las dos orillas de la Foz de Lumbier.

DSC00505[1]

Puente cortado sobre el río Irati

El popularmente conocido como “Puente del Diablo” debe su apodo a una leyenda en la que se cuenta que el puente fue construido por Satanás al hacer éste un pacto con una princesa de la zona.

Construido por Satanás o por alguien menos importante, el puente permitió a los viajeros salvar el curso del río Irati hasta 1812, en que fue destruido durante la Guerra de la Independencia.

Hay dudas sobre a quien cargarle la culpa de la destrucción  del puente, esta vez el Diablo está fuera de sospecha y se duda de si fue el ejército de Napoleón o el guerrillero navarro Espoz y Mina. La verdad es que los dos tenían antecedentes de arrasar los lugares por donde pasaban.

En Navarra, Espoz y Mina en su táctica de evitar que se refugiaran los franceses, quemó el Castillo de Olite, bombardeó Tafalla para sacarlos de allí, y en las guerras carlistas quemó Lecaroz en el Valle del Baztán.

La leyenda dice que la decisión de destruir el puente no fue compartida por los soldados de Espoz y Mina, ya que al no haber puente, iba a ser muy difícil escapar de los franceses por los riscos de la Foz de Lumbier y la Sierra de Leyre, lugares donde se escondían y preparaban sus emboscadas. Para convencer a sus hombres Espoz y Mina montó a su caballo y de un salto ganó la otra orilla, cosa bastante difícil para un caballo, tal vez lo hizo sobre uno de los abundantes buitres que viven en la Foz de Lumbier. Sea como fuere, así lo contaban en las tabernas de la época…..

EXCURSIÓN A LA SELVA DE IRATI PARA ESCAPAR DEL CALOR.

Una excursión a la Selva de Irati es la mejor solución para escapar del calor si vas a viajar por Navarra.

Se avecinan calores que cada año son más intensos y duraderos, pero en Navarra hay un escudo de 17.000 hectáreas de bosque formado en su mayor parte por hayas y abetos, que impide que los potentes rayos de sol lleguen al suelo y lo resequen. La unión de miles de estos árboles dejan un ambiente limpio de maleza, fresco y húmedo que hace difícil a su vez que se produzcan incendios.

IMG_0860[1]

Selva de Irati

Si además te arrimas a la orilla de alguno de los ríos que atraviesan el bosque, notarás un extra de frescor recién traído del interior de las montañas del Pirineo de Navarra. Si aún tienes calor y eres valiente, puedes sumergirte en sus aguas para acabar con cualquier rastro de calor en tu cuerpo.

La Selva de Irati no es ni mucho menos el único hayedo de Navarra, de hecho, un tercio de las hayas de la península ibérica están en Navarra, con lo cual estamos bien servidos de sombra para aguantar las olas de calor que empujadas por el viento del sur alcanzan de vez en cuando el casi siempre fresco norte de Navarra.

LAS CUEVAS DE ZUGARRAMURDI Y ARGENTINA SE UNEN EN EL ZIKIRO.

La excursión al Valle del Baztán y las cuevas de Zugarramurdi es la que les faltó por hacer a una simpática pareja de argentinos que visitaron Navarra. La excursión por las Bardenas Reales, Olite, Ujué y Artajona más la excursión al Nacedero del Urederra y junto con la visita a Pamplona, fue todo lo que les dio tiempo a visitar de Navarra en su apretada agenda recorriendo España.

DSC00402[1]

Cuevas de Zugarramurdi

Visitar el norte de Navarra es lo que os va a faltar, les comenté varias veces, algo necesario para ver los grandes contrastes que tiene esta tierra. Esta vez ya no podrá ser pero una vez que les toque la lotería, volverán y podrán visitar esa parte de Navarra donde tal vez esté el origen del apellido vasco de él y asistir a una fiesta de sabor argentino en el interior de las cuevas de Zugarramurdi.

El Zikiro de Zugarramurdi es una gran comilona de cordero asado que se celebra en agosto en las cuevas. Nació en Zugarramurdi en 1911 cuando un emigrante que volvió de Argentina invitó a sus vecinos a un asado al estilo argentino.

Hoy en día es una fiesta al que acuden unas 1000 personas entre comensales, cocineros y músicos. Alrededor de 260 cuartos de 65 corderos se insertan en varas de avellanos para ser asados lentamente sobre las brasas de un fuego de leña de roble. Todo ello acompañado de una buena “piperrada” (fritada de tomate, pimiento y otras verduras), los excelentes quesos de la zona, y el mejor vino de Navarra puesto a enfriar en las aguas del río que atraviesa la cueva conocido como la regata del infierno. Otras pócimas heredadas de las brujas y brujos que hicieron sus fiestas en este mismo lugar tal vez también sean usadas, eso queda para secreto de los privilegiados que asisten al zikiro de las cuevas de Zugarramurdi.

LOS BUNKERS QUE FRANCO ORDENÓ CONSTRUIR EN NAVARRA PARA EVITAR LA INVASIÓN DE PALOMAS.

Por las montañas fronterizas de Navarra, en Baztán, Irati, Roncesvalles o Quinto Real, entran cada año millones de palomas hacia la península ibérica. Una invasión que amenazaba todos los monumentos, estatuas y tejados que habían sobrevivido a los bombardeos de la guerra civil.

Pero esta vez el bombardeo era químico, millones de defecaciones de aves columbiformes, conocidas popularmente como “cagadas de paloma” caían desde el cielo causando la alarma social. El gobierno intentando tranquilizar a la población anunciaba mensajes que decían que la paloma era un símbolo de paz y que si te cagaba una paloma en la cabeza, era señal de buena suerte. Esto hizo que de repente la gente en vez de combatirlas comenzaría a alimentarlas con migas de pan y gusanitos. Las palomas se adueñaron de las plazas desplazando a los autóctonos gorriones que tuvieron que emigrar en busca de nuevas oportunidades.

Franco entonces se dio cuenta de lo que estaba pasando, estas aves que venían del norte de Europa, estaban siendo enviadas por los comunistas  como una nueva arma de destrucción masiva. Había que hacer algo inmediatamente para detener esta invasión que amenazaba España.

La primera idea de Franco fue la de construir un gran muro, pero los arquitectos vieron que no había en el país suficientes ladrillos para semejante empresa, así que el Generalísimo tomó la drástica decisión de construir miles de bunkers en las zonas por donde el enemigo pasaba la frontera sin documentación alguna y burlando las aduanas.

DSC00162

Bunker en el Pirineo de Navarra

La zona de Navarra era la más fácil para atravesar los Pirineos al tener las montañas de menor altitud, así que fue allí donde se construyeron gran parte de ellos. Pero el pánico estaba instalado de tal manera en el gobierno que para evitar que las diabólicas palomas pudiesen intentar atravesar la frontera por otros puntos de la cordillera, decidieron no escatimar en gastos y llenar todos los Pirineos de bunkers desde el Cantábrico hasta el Mediterraneo.

La idea no fue buena del todo, los bunkers, agujeros escavados en la tierra, estaban muy bien camuflados y pasaban desapercibidos para las palomas que no los podían ver, pero los huecos que construyeron para disparar las ametralladoras no fueron bien diseñados para disparar hacia las alturas.

Tiempo después se tuvo la idea de colocar andamios de gran altura camuflados entre los árboles desde donde podían disparar con más facilidad al enemigo aéreo. A día de hoy hay muchas personas solidarias escopeta en mano que cada otoño montan guardia en estos andamios llamados palomeras intentando evitar que nos sigan invadiendo.

Las palomas aseguran que solo están de paso en su camino a África para pasar el invierno pero todos sabemos que muchas de ellas se quedan en el país sin papeles y defecando sobre nuestro patrimonio.

Hay historiadores “serios” que dicen que Franco mandó construir los bunkers por temor a que una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, los aliados vendrían a por él. Pero a mí no me engañan…..cuantos aliados intentaron entrar en España? cero, cuantas palomas entraron? millones. A día de hoy seguimos pagando el error de no haber actuado antes.