EXCURSIONES A LA NAVARRA TRANQUILA DESPUÉS DEL BULLICIO DE SAN FERMÍN.

Una excursión por la Selva de Irati, por el Valle del Baztán, por las Bardenas Reales, por el Nacedero del Urederra, por la Foz de Lumbier, o un viaje para visitar las cuevas de Zugarramurdi,  el pueblo de Ujué, el Momasterio de Leyre, Ochagavía o las murallas de Artajona, es a su vez hacer un tour por la tranquilidad, la paz, el aire limpio y el silencio solo roto por el hipnótico ruido del agua de los ríos, el canto de los pájaros o la música que hacen los cencerros de las ovejas, vacas o caballos.

DSC00507[1]

El río Irati a su paso por la Foz de Lumbier

Navarra es tierra de grandes contrastes y en poca distancia podemos pasar de los verdes valles del Valle del Baztán y los frondosos bosques de la Selva de Irati a la bella desolación que se siente en la rojiza tierra del desierto de las Bardenas Reales.

En estos días de fiestas de San Fermín surge otro contraste, el del festivo, bullicioso y ruidoso escenario en que uno se ve envuelto si viaja a Pamplona, a la tranquilidad absoluta que se puede respirar cuando haces una salida desde Pamplona a alguno de los muchos lugares con encanto que tiene Navarra.

Bien lo sabía Ernest Hemingway, quien después de disfrutar a tope de San Fermín, hacía un relajante retiro hasta las orillas del río Irati en busca de truchas, buena gastronomía y tranquilidad donde encontrar la inspiración para escribir el libro “Fiesta”, el cual dio a conocer a Pamplona y a San Fermín en todo el mundo. Sin duda tuvimos la suerte de que vendría a visitar Navarra uno de los mejores “influencer” de la época.

“Lo mas parecido al cielo, o al más allá, podrían ser los días que pasamos juntos en el Valle del Irati.”

Ernest Hemingway

LA FOZ DE LUMBIER Y SU PUENTE DEL DIABLO.

Desde la Selva de Irati, pasando por la Foz de Lumbier, el río Irati hará un largo recorrido que le llevará una vez unido al río Ebro, hasta el Mediterraneo.

El río Irati ha ido desgastando a su paso la roca de la montaña dividiéndola en dos y creando un cañón conocido como la Foz de Lumbier. Para los caminantes y carreteros era un problema atravesar las aguas del Irati, sobre todo cuando éste venía crecido por las lluvias o el deshielo en las montañas del norte de Navarra. Hasta que en el siglo XVI, se construyó sobre el río Irati, un puente de 15 metros de altura que unía las dos orillas de la Foz de Lumbier.

DSC00505[1]

Puente cortado sobre el río Irati

El popularmente conocido como “Puente del Diablo” debe su apodo a una leyenda en la que se cuenta que el puente fue construido por Satanás al hacer éste un pacto con una princesa de la zona.

Construido por Satanás o por alguien menos importante, el puente permitió a los viajeros salvar el curso del río Irati hasta 1812, en que fue destruido durante la Guerra de la Independencia.

Hay dudas sobre a quien cargarle la culpa de la destrucción  del puente, esta vez el Diablo está fuera de sospecha y se duda de si fue el ejército de Napoleón o el guerrillero navarro Espoz y Mina. La verdad es que los dos tenían antecedentes de arrasar los lugares por donde pasaban.

En Navarra, Espoz y Mina en su táctica de evitar que se refugiaran los franceses, quemó el Castillo de Olite, bombardeó Tafalla para sacarlos de allí, y en las guerras carlistas quemó Lecaroz en el Valle del Baztán.

La leyenda dice que la decisión de destruir el puente no fue compartida por los soldados de Espoz y Mina, ya que al no haber puente, iba a ser muy difícil escapar de los franceses por los riscos de la Foz de Lumbier y la Sierra de Leyre, lugares donde se escondían y preparaban sus emboscadas. Para convencer a sus hombres Espoz y Mina montó a su caballo y de un salto ganó la otra orilla, cosa bastante difícil para un caballo, tal vez lo hizo sobre uno de los abundantes buitres que viven en la Foz de Lumbier. Sea como fuere, así lo contaban en las tabernas de la época…..

EXCURSIÓN A LA SELVA DE IRATI PARA ESCAPAR DEL CALOR.

Una excursión a la Selva de Irati es la mejor solución para escapar del calor si vas a viajar por Navarra.

Se avecinan calores que cada año son más intensos y duraderos, pero en Navarra hay un escudo de 17.000 hectáreas de bosque formado en su mayor parte por hayas y abetos, que impide que los potentes rayos de sol lleguen al suelo y lo resequen. La unión de miles de estos árboles dejan un ambiente limpio de maleza, fresco y húmedo que hace difícil a su vez que se produzcan incendios.

IMG_0860[1]

Selva de Irati

Si además te arrimas a la orilla de alguno de los ríos que atraviesan el bosque, notarás un extra de frescor recién traído del interior de las montañas del Pirineo de Navarra. Si aún tienes calor y eres valiente, puedes sumergirte en sus aguas para acabar con cualquier rastro de calor en tu cuerpo.

La Selva de Irati no es ni mucho menos el único hayedo de Navarra, de hecho, un tercio de las hayas de la península ibérica están en Navarra, con lo cual estamos bien servidos de sombra para aguantar las olas de calor que empujadas por el viento del sur alcanzan de vez en cuando el casi siempre fresco norte de Navarra.

LAS CUEVAS DE ZUGARRAMURDI Y ARGENTINA SE UNEN EN EL ZIKIRO.

La excursión al Valle del Baztán y las cuevas de Zugarramurdi es la que les faltó por hacer a una simpática pareja de argentinos que visitaron Navarra. La excursión por las Bardenas Reales, Olite, Ujué y Artajona más la excursión al Nacedero del Urederra y junto con la visita a Pamplona, fue todo lo que les dio tiempo a visitar de Navarra en su apretada agenda recorriendo España.

DSC00402[1]

Cuevas de Zugarramurdi

Visitar el norte de Navarra es lo que os va a faltar, les comenté varias veces, algo necesario para ver los grandes contrastes que tiene esta tierra. Esta vez ya no podrá ser pero una vez que les toque la lotería, volverán y podrán visitar esa parte de Navarra donde tal vez esté el origen del apellido vasco de él y asistir a una fiesta de sabor argentino en el interior de las cuevas de Zugarramurdi.

El Zikiro de Zugarramurdi es una gran comilona de cordero asado que se celebra en agosto en las cuevas. Nació en Zugarramurdi en 1911 cuando un emigrante que volvió de Argentina invitó a sus vecinos a un asado al estilo argentino.

Hoy en día es una fiesta al que acuden unas 1000 personas entre comensales, cocineros y músicos. Alrededor de 260 cuartos de 65 corderos se insertan en varas de avellanos para ser asados lentamente sobre las brasas de un fuego de leña de roble. Todo ello acompañado de una buena “piperrada” (fritada de tomate, pimiento y otras verduras), los excelentes quesos de la zona, y el mejor vino de Navarra puesto a enfriar en las aguas del río que atraviesa la cueva conocido como la regata del infierno. Otras pócimas heredadas de las brujas y brujos que hicieron sus fiestas en este mismo lugar tal vez también sean usadas, eso queda para secreto de los privilegiados que asisten al zikiro de las cuevas de Zugarramurdi.

LOS BUNKERS QUE FRANCO ORDENÓ CONSTRUIR EN NAVARRA PARA EVITAR LA INVASIÓN DE PALOMAS.

Por las montañas fronterizas de Navarra, en Baztán, Irati, Roncesvalles o Quinto Real, entran cada año millones de palomas hacia la península ibérica. Una invasión que amenazaba todos los monumentos, estatuas y tejados que habían sobrevivido a los bombardeos de la guerra civil.

Pero esta vez el bombardeo era químico, millones de defecaciones de aves columbiformes, conocidas popularmente como “cagadas de paloma” caían desde el cielo causando la alarma social. El gobierno intentando tranquilizar a la población anunciaba mensajes que decían que la paloma era un símbolo de paz y que si te cagaba una paloma en la cabeza, era señal de buena suerte. Esto hizo que de repente la gente en vez de combatirlas comenzaría a alimentarlas con migas de pan y gusanitos. Las palomas se adueñaron de las plazas desplazando a los autóctonos gorriones que tuvieron que emigrar en busca de nuevas oportunidades.

Franco entonces se dio cuenta de lo que estaba pasando, estas aves que venían del norte de Europa, estaban siendo enviadas por los comunistas  como una nueva arma de destrucción masiva. Había que hacer algo inmediatamente para detener esta invasión que amenazaba España.

La primera idea de Franco fue la de construir un gran muro, pero los arquitectos vieron que no había en el país suficientes ladrillos para semejante empresa, así que el Generalísimo tomó la drástica decisión de construir miles de bunkers en las zonas por donde el enemigo pasaba la frontera sin documentación alguna y burlando las aduanas.

DSC00162

Bunker en el Pirineo de Navarra

La zona de Navarra era la más fácil para atravesar los Pirineos al tener las montañas de menor altitud, así que fue allí donde se construyeron gran parte de ellos. Pero el pánico estaba instalado de tal manera en el gobierno que para evitar que las diabólicas palomas pudiesen intentar atravesar la frontera por otros puntos de la cordillera, decidieron no escatimar en gastos y llenar todos los Pirineos de bunkers desde el Cantábrico hasta el Mediterraneo.

La idea no fue buena del todo, los bunkers, agujeros escavados en la tierra, estaban muy bien camuflados y pasaban desapercibidos para las palomas que no los podían ver, pero los huecos que construyeron para disparar las ametralladoras no fueron bien diseñados para disparar hacia las alturas.

Tiempo después se tuvo la idea de colocar andamios de gran altura camuflados entre los árboles desde donde podían disparar con más facilidad al enemigo aéreo. A día de hoy hay muchas personas solidarias escopeta en mano que cada otoño montan guardia en estos andamios llamados palomeras intentando evitar que nos sigan invadiendo.

Las palomas aseguran que solo están de paso en su camino a África para pasar el invierno pero todos sabemos que muchas de ellas se quedan en el país sin papeles y defecando sobre nuestro patrimonio.

Hay historiadores “serios” que dicen que Franco mandó construir los bunkers por temor a que una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, los aliados vendrían a por él. Pero a mí no me engañan…..cuantos aliados intentaron entrar en España? cero, cuantas palomas entraron? millones. A día de hoy seguimos pagando el error de no haber actuado antes.

A ELIZONDO Y AL VALLE DEL BAZTAN VUELVE EL CINE DE LA MANO DE LA “TRILOGÍA DEL BAZTAN”

Por el Valle del Baztan, Elizondo, Irurita, Señorío de Bertiz e incluso por Pamplona, entre otros lugares de Navarra, se han podido ver estos días cámaras, actores y figurantes participando en el rodaje de la segunda y tercera parte de la famosa trilogía literaria del Baztan escrita por Dolores Redondo.

Valle del Baztan-20

La bonita foto que me regaló Silvia Chaparro de cuando visitó Elizondo y el Valle del Baztán con navarra excursiones.

Se trata de todo un reto para el director nacido en Pamplona Fernando González Molina, ya que por primera vez en España se van a rodar dos películas simultáneas, aunque los estrenos serán en diferentes fechas, en diciembre del 2019 para “Legado en los huesos” y en abril del 2020 para “Ofrenda a la Tormenta”, la última parte de la trilogia del Baztan.

Así pues, estos días te puedes encontrar a la inspectora Salazar, interpretada de nuevo por Marta Etura, buscando pistas por las calles de Elizondo, o en un riachuelo del Baztan o en un restaurante de Pamplona comiendo.

El director de la película, conocido por sus filmes “Tres metros sobre el cielo” o “Palmeras en la nieve”, ha comentado que esta vez se nos va a mostrar un Valle del Baztan más luminoso a diferencia del panorama oscuro y siempre lloviendo que se nos mostró en “El guardián invisible”. Pero tampoco se va a olvidar de la lluvia porque en una de las escenas se va a representar las inundaciones que ocurrieron realmente en el año 2014 cuando el río Baztan se desbordó por las calles de Elizondo. La propia Dolores Redondo al más puro estilo Alfred Hitchcock saldrá haciendo un cameo y la podremos con guantes y botas catiuscas limpiando el barro de las calles de Elizondo.

VISITAR EL VALLE DEL BAZTAN EN OTOÑO, NAVARRA EN COLORES.

La excursión a la Selva de Irati es la más demandada en Navarra en otoño, sin embargo al hacer una excursión por el Valle del Baztán o Zugarramurdi también se puede disfrutar del color ocre de los hayedos, y es que en Navarra no solo hay hayas en Irati, sino que un tercio de todas las hayas de la península están en el pequeño territorio de Navarra. Pero además en el Valle del Baztán, a las hayas se les juntan los castaños, robles, avellanos,arces, fresnos etc…. para darle una completa gama de colores. Estos bosques de colores en las faldas de las montañas del Baztán, abren paso a los siempre verdes prados, los cuales están salpicados de manchas blancas (ovejas, vacas) o manchas marrones (caballos, ponis).

IMG-20181118-WA0004

Foto que me envió Marisa de Madrid, a la que Navarra excursiones tuvo el placer de mostrarle a ella y a sus amigas el Valle del Baztán y Zugarramurdi.

A este idílico paisaje, los habitantes del Baztán lo adornaron aún más con la construcción de unos magníficos caseríos que se reparten por todo el valle y que parecen colocados por la mano de un pintor para completar su cuadro.

Los suelos de los bosques de Navarra también están adornados con los colores de las abundantes setas y hongos que atraen a las gentes del Baztán, del resto de Navarra y de las provincias limítrofes. Recolectadas desde tiempos remotos para su uso gastronómico, también fueron usadas por gente sabia para usos medicinales y tal vez para montar alguna fiesta en las cuevas de Zugarramurdi.

Tiempo para recoger los helechos que servirán de colchón para el ganado y también para llenar los graneros de avellanas, nueces o castañas, las cuales fueron una base muy importante de la alimentación en el norte de Navarra, donde el clima no permitía cultivar trigo. Fue a partir de la llegada del maíz desde América, cuando la castaña pasó a un segundo plano y muchos de los castaños desaparecieron.

Y ya en nuestros días, tiempo para la grabación de las películas basadas en los libros de la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo, leídos por mas de dos millones de personas y  que estos días se está grabando en localidades del Valle del Baztán y en Pamplona. La adaptación cinematográfica del “Legado en los huesos”, la segunda entrega de Trilogía del Baztán, se estrenará el 5 de diciembre de 2019, mientras que “Ofrenda a la tormenta” se estrenará el 3 de abril del 2020.

No esperes tanto tiempo para visitar el Valle del Baztán…..

 

LA SELVA DE IRATI Y LA FÁBRICA DE ARMAS DE ORBAIZETA.

Al visitar la Selva de Irati en Navarra y disfrutar de las rutas por sus bosques, se nos hace difícil pensar que en estos tranquilos valles de Navarra hubiese habido años atrás una gran actividad fabril y militar.

No solo las hayas y abetos sacados a través del río Irati para la construcción naval fue el provecho que se le sacó a los bosques y ríos de Irati, también durante siglos sus recursos fueron utilizados en carboneras y ferrerías.

46106974_316978455801320_2722106665401843712_n

Las entrañas de Fabrica. Foto que me sacó a traición Gabriella Rózsa

El primer dato de una ferrería en este remoto rincón del Pirineo de Navarra llamado Valle de Aezkoa, es de 1432 cuando la reina Blanca de Navarra da permiso para levantar una. Pero sería en 1781 cuando al ir agotándose los recursos de la Fabrica Real de Eugui, situada en otro valle de Navarra, los delegados del rey Carlos III de España supervisaron la ferrería de Orbaizeta, situada en un lugar idóneo por estar al pie de la Selva de Irati y contar con minas de hierro y abundantes caudales de agua.

El Valle de Aezkoa cedió los terrenos necesarios para instalar la fábrica a la Corona a cambio de las promesas que recibieron sobre los beneficios que la fábrica traería al valle.

Para 1790 la Fábrica de Armas de Orbaizeta ya estaba funcionando pero en vez de beneficios lo que atrajo fue militares de cuatro diferentes guerras que tuvo que sufrir en los 100 años que permaneció la fábrica en funcionamiento.. Su proximidad con la frontera francesa hizo que se convirtiese en objeto de continuos saqueos e incendios.

En 1794, en la guerra de Convención, la fábrica fue quemada junto a varios pueblos de la zona como Ochagavía o Aribe.

En 1808, las tropas invasoras de Napoleón utilizaron la ruta de la fábrica como camino de entrada hacia Pamplona y antes de retirarse en 1813 la saquearon e incendiaron.

No le duró mucho la tranquilidad a la fábrica y a los vecinos del valle, en la guerra Realista (1820-1839) y en la primera Carlista (1833-1839) también hubo ocupación, saqueo, requerimiento de animales, comida para las tropas, quema de casas…..

En 1884 se cerró definitivamente y actualmente las ruinas del edificio descansan en paz pasando a formar parte de un melancólico y bello paisaje donde por la noche se dice que el Basajaun, las Lamias y espíritus campan a sus anchas entre sus piedras. Y la verdad es que en los edificios aledaños pude ver la mayor concentración de “Eguzkilores” ( flor que se pone en las puertas y ventanas para espantar a los malos espíritus) que jamás he visto….Protección ante todo!

VISITAR ZUGARRAMURDI PARA VIAJAR A TIEMPOS DE BRUJAS. EL HALLOWEEN DE NAVARRA.

Hacer una excursión a Zugarramurdi es también un viaje a la historia oscura de Navarra, de España y de Europa. Saliendo desde Pamplona y una vez atravesado el Valle del Baztán, en un lugar remoto del norte de Navarra llegamos a Zugarramurdi. Su impronunciable nombre para muchos de los que nos visitan, etimologicamente viene a significar cerro de olmos. Pero es su cueva la que atrae a miles de turistas, la misma cueva que sirvió de morada para los más antiguos habitantes de Zugarramurdi, que después fue lugar de ceremonias y que actualmente nos encanta visitar por su belleza y la de su entorno.

Zugarramurdi-3

Desde el interior de la cueva de Zugarramurdi. Foto de Silvia Chaparro en una de nuestras excusiones.

La cueva de Zugarramurdi ha sido creada por la constante labor erosiva de un riachuelo conocido como la regata del infierno. Este nombre tan bonito, seguramente fue puesto por los mismos que a partir de los hechos acaecidos a principios del siglo XVII empezaron a llamar a la cavidad kárstica la cueva de las brujas.

Las tierras montañosas del norte de Navarra habían conservado modos de vida, costumbres y sabiduría ancestrales, una mitología pagana y una lengua totalmente diferente a la que se hablaba en España y en Francia. El abad del Monasterio de Urdax, dueño de las tierras y al que los campesinos debían de pagar rentas, debió de ver u oir cosas que se salían de su doctrina cristiana o que amenazaban su autoridad y pidió ayuda a la Inquisición para limpiar el rebaño de ovejas negras.

Desde Logroño acudió el inquisidor Valle Alvarado como representante del Santo Oficio para investigar e interrogar a las gentes de Zugarramurdi, Urdax, Baztán y otros lugares del norte de Navarra. Si las cifras enviadas por los párrocos y comisarios inquisitoriales de la comarca al Tribunal del Santo Oficio resultaran ciertas, en lugares como Urdax y Zugarramurdi, más del 50% de la población serían brujos o brujas.

Después de las pesquisas de Alvarado, más de 300 personas de la zona fueron arrestadas por algún acto de brujería. De ellos 42 fueron trasladados para ser juzgados en el proceso de Logroño de 1610, de los cuales 31 eran de Zugarramurdi, lo que equivalía a un quinto de la población adulta del pueblo. Entre otros delitos, se les acusaba de negar el cristianismo, de practicar orgías sexuales, de adorar al demonio, comer niños, crear pociones, sequías o tormentas en el mar.

En una de las declaraciones obtenidas por el Tribunal de Logroño, María de Echalecu afirmó ver en una ocasión a Graciana de Barrenetxea (acusada después como la reina de las brujas) y a Estevania de Teletxea abrazadas al macho cabrío en un prado situado junto a una gran cueva, la Echalecu se asustó y exclamó !Jesús! y todos desaparecieron. De esta declaración se acuñará la palabra “akelarre” compuesta por las palabras vascas aker (macho cabrío) y larre (prado) y que la misma Inquisición comenzó a utilizar para definir estas reuniones.

Como resultado de todo esto, el 8 de Noviembre de 1610, en Logroño, ante la mayor multitud de gente jamás reunida hasta ese día en la ciudad, fueron quemadas 11 personas en la hoguera, seis vivas junto con las efigies de otras cinco que ya habían muerto en prisión. Y es que ni muerto te dejaban en paz…..

FELIZ JALOGÜIN

LA SELVA DE IRATI, EL REY DE LOS BOSQUES DE NAVARRA, PERO NO EL ÚNICO.

La excursión a la Selva de Irati está siendo la más demandada en este mes, en Ochagavía se tuvo que cortar varios días el acceso porque el entorno de la Selva de Irati no tenía capacidad para acoger mas turismos.

Durante este pasado puente, otros destinos estrella de Navarra como Zugarramurdi, el valle del Baztán, el nacedero del Urederra u Olite no han sido ajenos a la gran afluencia de turistas.

Selva-Irati-otoño-Navarra-excursiones-guiadas

Selva de Irati en otoño

Pero el otoño, hace que la Selva de Irati sea el destino mas deseado, el colorido de las hayas en estos días del segundo hayedo-abetal mas grande de Europa es un espectáculo que nadie quiere perderse.

Sin embargo, en Navarra tenemos la suerte de poder disfrutar de los hayedos en otros lugares además de en la Selva de Irati. Al visitar el valle del Baztán o del Roncal , hacer una excursión por el nacedero del Urederra, hacer una ruta por las sierras de Urbasa o de Aralar o incluso al sur de Pamplona, en la sierra de Alaitz podemos disfrutar del colorido de los hayedos. No en vano, el haya es el árbol mas abundante en Navarra con casi 145.000 hectáreas, lo que equivale a un tercio de las hayas que hay en la península.

Así que ya sabe….

Ya no es tiempo de playa

y en Navarra vaya donde vaya

siempre puede disfrutar de un buen haya.